No obligues o dejes que tu hija besé a todo el mundo, cuando vi esta campaña cuido más a mi hija

2440

Desde chicos, intentamos de ofrecerle la preferible educación a nuestros hijo o hija, enseñándoles lo que es acertado y lo que no es así. Algo que frecuentemente frecuenta ocurrir y que intentamos de corregir en los jovenes es el saludo.

Cuando nos visita un familiar o un amigo, siempre lo nos llega amablemente. No obstante, hay oportunidades en la que los jovenes no desean saludar al inquilino y los obligamos a llevarlo a cabo.Sin embargo, en la internet anda circulando una operación que te va a hacer pensar si es acertado o no obligarlos. La operación se titula “No soy dueña del cuerpo de mi hija” lanzada por Kattie Hetter. Esta productora y autora de la en todo el mundo cadena noticiera CNN sugiere a los padres a no obligar a sus hijos a tener contacto físico con un individuo si no desean llevarlo a cabo.

“Quisiera que abrases a tu abuela, pero no es tu obligación hacerlo” dice Kattie a su hija. Y sucede que las muestras de cariño de beberían ser impuestas en los jovenes por obligación. “No debe abrazar o besar a alguien solo porque se lo pida. Los jovenes además tienen su instinto y si no desean tocar a alguien, no los voy a ignorar. Su cuerpo es de ella” agregó Hettler en el artículo.

ES CONSIDERABLE QUE SEPAN CUANDO DECIR NO

Por lo general, se toma por buena educación el que los jovenes saluden a las otras personas. Pero lo que no se toma presente es que hay otros causantes que causan el rechazo del pequeño hacia esa persona. “Esos causantes tienen que ser respetados” agrega Hettler.

LEER MAS  ¡Cuidado! Si comes este platillo de sushi tu cuerpo se llena de gusanos por dentro

“Mis hijos tienen que saludar educadamente a mis huéspedes, lo conozcan o no. Cuando llega un familiar, tienen la posibilidad de ofrecerle un abrazo, pero si no desean, le doy la alternativa de chocar los cincos. Ya que ve a otros mayores llevar a cabo eso, algunas veces ella misma ofrece esa opción”.

Claro, hay oportunidades en la que los jovenes no desean saludar sencillamente por malcriadezas. En esos casos si debemos entorpecer y evaluarlos con bastante cariño y precaución. Pero de esto, deberíamos investigar las causas del rechazo de nuestro hijo hacia la persona. Si descubrimos que hay alguna razón de por medio, entonces deberíamos respetar su elección.

Esta operación busca concientizar a los padres a apoyar a sus hijos cuando estos están aprendiendo a decir que no en busca de defenderse. Y sin dudas esta es una cualidad que les va a ser de gran ayuda cuando vayan creciendo. De esa forma, van a poder defenderse frente personas que traten de obligarlos a llevar a cabo cosas que saben que están mal. Luego de leer este artículo ¿Qué piensas? ¿deberíamos obligar a nuestros hijos a saludar a otros, aunque no quieran? Déjanos entender lo que opinas sobre esto por medio de tus comentarios, y recuerda comunicar el artículo.